Normativas argentinas sobre logística y autoelevadores

Hoy en día, la logística es algo a lo que se debe prestar atención en todos los ámbitos y todos los rubros. Esto hace que deba tratarse con cuidado. En relación con esto, con el paso del tiempo se han ido estableciendo diferentes normativas relacionadas al manejo de autoelevadores y otras maquinarias destinadas al transporte de cargas en el interior de los establecimientos empresariales y de comercio.

En la actualidad, son diversas las normativas que rigen en Argentina en este sentido. De esas se hablará a continuación para generar un panorama completo.

ISO 9001

En primera instancia, se hablará acerca de una normativa específica de fuerte reconocimiento en el ámbito de la logística y la utilización de maquinarias de carga. Se trata de la norma ISO 9001. Fue la Organización Internacional para la Normalización la encargada de llevar a cabo los diferentes aspectos que la rigen.

Básicamente, puede decirse que esta norma se encarga de regular cuáles son los requisitos que hacen falta para que el sistema logístico a aplicar pueda ser verdaderamente eficaz y libre de riesgos. Estos requisitos tienen que poder ser integrados en las propias empresas y organizaciones.

Los avances que esta normativa representan son independientes del rubro al que la empresa en cuestión se dedique. A su vez, no varía tampoco en función de si se trata de una empresa de dependencia pública o de gestión privada.

La Organización Internacional para la Normalización es un ente independiente, que no guarda relación con las gestiones gubernamentales a nivel nacional. Hoy en día, cuenta con un total de 162 miembros, que se distribuyen en diferentes países, generando de esa manera una representación internacional en igualdad de condiciones. Es un organismo que surgió poco tiempo después de que se diera por finalizada la Segunda Guerra Mundial, en el año 1947. Lo que se buscaba en ese entonces era poder determinar estándares de calidad en la gestión y la logística que fueran comunes para los países miembros (en ese entonces eran 25).

La ISO 9001 y el paso del tiempo

La norma ISO aparece por primera vez en el año 2008. En ese entonces era de gran utilidad para su aplicación en todos los rubros de comercio y de industrialización, dividiéndose en cuatro grandes bloques que lo favorecían. Pero con el paso del tiempo, la normativa exactamente como se la conocía comenzó a resultar insuficiente, por lo que fue necesario incorporar una serie de modificaciones para adaptarla a las demandas y las necesidades del nuevo tiempo.

De esa manera, en el año 2012 se le da inicio a un muy importante y largo proceso por completar la norma y añadirle las modificaciones requeridas por los sectores implicados. En ese entonces se planteó como fundamental un horizonte con vistas al año 2020. El objetivo esencial de esto era lograr que, a partir de la aplicación de la norma renovada, todas las empresas comprendidas lograsen aumentar considerablemente su productividad y, especialmente, su competitividad.

Pero la publicación de la versión renovada y modificada de la norma se publicó recién en el mes de septiembre del año 2015. Desde ese momento, la norma ISO 9001 comenzó a significar un anuncio de calidad y de buena gestión de trabajo para las empresas. Hoy, obtener esta certificación representa calidad que puede ser comprobada. Se trata de una garantía de excelencia que los usuarios y clientes de las diferentes empresas pueden observar.


Te puede interesar saber ¿po rqué conviene alquilar equipos?


Normativa 2015

Pero la actualización y renovación de la norma ISO 9001 no fue lo único revolucionario que apareció relacionado con el sector de la logística y de los autoelevadores que ocurrió en el año 2015. Pero la normativa de la que se hablará en esta ocasión tiene que ver fundamentalmente con lo que refiere al manejo de los equipos de carga, fundamentalmente autoelevadores.

El motivo que motivó esta normativa tiene que ver esencialmente con que los autoelevadores son considerados como las herramientas clave en la logística de la industria y de la comercialización. A la vez, tiene que ver con el conocimiento de que son muchos los accidentes que tienen lugar durante el manejo de estos.

Es para poder responder a estas problemáticas que aparece en el año 2015 la Resolución SRT 960/15. Entre sus diferentes objetivos, uno de los más importantes fue el de determinar una capacitación indispensable y obligatoria para que lleven adelante las personas y operarios que se dedican al manejo de los autoelevadores. A partir de esta reglamentación, los empleadores serían los responsables de emitir los certificados que dan cuenta de que el taller y la capacitación fueron realizados correctamente.

Una de las mayores modificaciones que se ha podido notar con el paso del tiempo tras la aplicación de esta norma de 2015, es que los autoelevadores pasan a ser manejados solamente por operarios correctamente calificados para esta tarea. Esto favorece que aquellos trabajadores que se encargan fundamentalmente de estas tareas cuenten con las herramientas adecuadas y no exista el riesgo de que una persona sin capacitación para la tarea corra riesgos para su propia vida y la de terceros haciendo tareas que no le corresponden.

Pero, al mismo tiempo, otro resultado llamativo que se ha ido identificando con el paso del tiempo tras septiembre de 2015 es que hubo una reducción considerable en los riesgos y los daños de las cargas. Estas también sufrían muchos daños durante los manejos irresponsables, lo que ocasionaba a la vez grandes pérdidas económicas para las empresas y las instituciones comerciales que hacen uso de los autoelevadores.

A partir de estas dos modificaciones, se ha logrado garantizar en Argentina un aumento sustancial de la competitividad de las empresas. A la vez, se ha logrado salvaguardar la integridad física de los trabajadores que se dedican al manejo de autoelevadores y la integridad, al mismo tiempo, de las cargas con las que se trabaja en los distintos establecimientos.

Métodos para garantizar la seguridad en el trabajo con autoelevadores

El manejo de autoelevadores y otros tipos de maquinarias de esta índole es algo que debe llevarse adelante necesariamente de forma responsable. De lo contrario, son muchos los riesgos que pueden sufrirse. Estos pueden perjudicar tanto a los operarios que los manejan, como a otras personas en el interior del establecimiento de trabajo o a las propias cargas que se está intentando movilizar, generando fuertes pérdidas.

Seguridad del operador

Garantizar la seguridad y la integridad física de las personas que se dedican al manejo de los autoelevadores es fundamental para todo establecimiento de producción. Por esta razón, hay ciertos elementos de seguridad con los que estos pueden contar y tener siempre a disposición antes de abocarse a la tarea que les toca realizar. Estos elementos son los siguientes:

Chaleco

Se trata de un chaleco especial de color que es el que permite que las demás personas identifiquen al operador, incluso cuando éste se encuentra a una distancia considerable. Lo más habitual es que sea de color naranja, ya que resalta en la oscuridad.

Zapatos

Debido a que se trabaja con elementos pesados y en el interior de maquinaria, es indispensable que los operadores tengan zapatos adecuados. Claramente no se puede realizar este tipo de trabajo con zapatos comunes, sino que es necesario que sean los reforzados.

Casco

El casco es fundamental y debe ser del tamaño y de la forma adecuados para adaptarse a cada operador. Esto es importante para que no corra riesgo de deslizarse o caerse.

Tapón para los oídos

En la mayor parte de los ámbitos industriales los sonidos tienden a ser muy fuertes. Esto genera que a las personas les cueste mantenerse atentas y que puedan sufrir daños graves. Por eso, se recomienda que los operarios cuenten con tapones para oídos adecuados de modo de garantizar su protección y favorecer su ejercicio laboral.

Máscara contra polvo

Finalmente, para evitar problemas que puedan llegar a tener lugar en el tracto respiratorio como consecuencia de la inhalación de polvos frecuentes en este tipo de ambientes, es necesaria una máscara especial. Esta a veces puede ser la misma que se usa para quienes sufren de gripe.

Accesorios para el equipo

Pero además de los elementos de seguridad con que debe contar todo operario, los equipos que van a utilizarse para trabajar también deben estar correctamente provistos. Esto es para evitar accidentes que puedan ser perjudiciales para alguien y para las cargas.

Entre esos accesorios que todos los equipos y especialmente los autoelevadores deben tener, encontramos: los espejos panorámicos, la bocina, las balizas estrobocópicas, los faros de trabajo de luz LED, el protector para golpes, la alarma que indica que se está transitando marcha atrás, los limitadores de velocidad con buen funcionamiento, las luces de advertencia, los cinturones de seguridad adecuados y bien colocados, los sistemas automáticos de advertencia en caso de superarse el límite de velocidad permitido, entre otros.

Pero además, el establecimiento de trabajo debe contar con una serie de elementos de seguridad específicos en caso de que se trabaje en su interior con maquinaria de carga. Estos elementos son:

– los espejos de tráfico

– protección para estanterías y para columnas

– señalización por toda el área de influencia